6 respuestas a «zr grr»

  1. Guerra era una pequeña bandera que nunca era izada, por lo que sentia sola y despreciada. Siempre estaba izada la pomposa bandera blanca ante la cual todos se cuadraban, la amaban y la admiraban. Mientras que a ella la tenian tirada en el suelo, la odiaban, la escupian y la pisoteaban. Y no entendia por que, pues ella era muy buena y con muy buenos sentimientos.
    Un día, en un arranque de desesperación, y aprovechando que la bandera blanca de la paz habia bajado un momento al servicio, la pequeña bandera subió a lo más alto del mastil, clamando, loca de alegria, ¡IZAR GUERRA!.
    Y a lo tonto modorro comenzó la más estúpida y cruel de las guerras. Los poderosos, sedientos de más poder, aprovecharon la confusión para sacar sus armas nucleares y sus mutantes-soldados-tanques.
    Hubo (y hay) muerte, crueldad y destrucción. Y la pequeña Guerra sufre en lo alto del mastil. Solo queria ser amada y respetada como la pomposa bandera blanca de la paz…

  2. Hey Pamp, soy el Dani (de villalba, el amigo de On, Julito,… si el del Cd del Cuervo) Estoy en casa de On y te he linkado porque acabo de descubrirte. A ver si me paso por aki y veo tu arte

    Un besito wapo

  3. Museo de Guerra de San Petersburgo. Hace algunos años un pacifista intentó colar una de sus obras para tomar el pelo a los rusos, pero éstos, que no tienen un pelo de tontos, tardaron apenas un par de horas en encontrar el cuadro, mandarlo al fondo del almacén y a su autor al calabozo. Desde la cárcel el pacifista nos explica que basándose en el estilo característico de “Érase una vez el Hombre…” trata de explicarnos el horror de la bandera al ver de lo que son capaces sus paisanos por un poco de petróleo. El demonio tanque aplasta un nuevo país e impone la ley marcial, hasta los árboles son aprisionados y vigilados día y noche por bandadas de pájaros asesinos. La bandera, que ha perdido hasta los colores, observa desde lo alto del mástil plantado allí por los invasores. Consciente e impotente porque es testigo involuntario de los hechos. El ciudadano de a pie, sin embargo, desinformado gracias a los telediarios, es más bien inconsciente, concluye el pacifista.

  4. HIROSHIMA!

    El día 5 de agosto de 1945, en la base de Tiniaii, una isla de las Marianas a 200 km. de Guam, una tripulación de B-29 -la famosa superfortaleza volante»- integrante del 509.” Grupo Mixto y preparada desde muchos meses antes en la base secreta de Wendover, en Utah, para una misión especialísima, esperaba llena de ansiedad la llegada de una orden. El entrenamiento había sido durísimo y realizado en el más absoluto aislamiento. La tripulación la encabezaba el coronel Paul Tibbets, veterano jefe de grupo de B-17 con múltiples misiones en Europa y el norte de Africa y que había sido elegido por sus excepcionales cualidades técnicas y personales.

    La acción más espectacular y destructiva en la que participaron los B-29 fue el bombardeo realizado en la ,noche del 9 al 10 de marzo de 1945, Por 279 aparatos de este tipo sobre: Tokio. En una sola noche, las superfortalezas destruyeron casi 25 kilómetros cuadrados del centro de la capital japonesas arrasaron el 25 % de los edificios de la: ciudad.

    Según los datos más fiables, el número de víctimas sacrificadas en Hiroshima fue de 130.000, de las que 80.000 murieron. Unos 48.000 edificios fueron destruidos completamente y 176.000 personas quedaron sin hogar

    Al día siguiente del bombardeo, un testigo presencial que recorrió la ciudad explicó el espeluznante panorama de desolación que constituía la visión de una población arrasada, sembrada de restos humanos que estaban en espantosa fase de descomposición, entre un olor nauseabundo a carne quemada. Una zona de 12 kilómetros cuadrados, en los que la densidad de población era de 13.500 habitantes por kilómetro cuadrado, había sido devastada. La llegada de un grupo de científicos confirmó que el explosivo lanzado era una bomba de uranio. La energía atómica había entrado en la historia por la puerta del holocausto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *